Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Bathory

bathory
Título internacional Bathory
Sección 50 edición - Retrospectiva Juraj Jakubiko
Nacionalidad Eslovaquia, Rep. Checa, Reino Unido, Hungría, Estados Unidos
Año 2008
Color / B&N Color
Duración 138 min.
Idioma original Inglés
Dirección Juraj Jakubisko
Guión Jurak Jakubisko, John Paul Chapple
Montaje Christopher Blunden, Patrick Pass, Juraj Jakubisko
Fotografía F.A. Brabec, Jan Duris
Música Simon Boswell, Jan Jirasek, Maok
Vestuario Jaroslava Pecharová
Producción Deana Jakubisková
Diseño de producción Juraj Jakubisko
Intérpretes Anna Friel, Karel Roden, Vicent Regan, Hans Matheson, Deana Horváthová, Franco Nero, Antony Byrne
Compañía productora Jakubisko Film
Sinopsis
Siglo XVI, en mitad de la guerra contra el turco y las luchas entre nobles feudales, surge la figura siniestra de Erzsebet Bathory, perteneciente a una noble estirpe húngara, acusada de haber dado muerte a cientos de doncellas, a fin de prolongar su vida y belleza con baños de sangre. Descubierta finalmente, sería condenada a vivir emparedada en su castillo hasta el fin de sus días, quedando en el recuerdo como la Condesa Sangrienta. Esa es la historia que nos cuentan… Juraj Jakubisko narra otra muy distinta en esta excesiva superproducción, una de las películas más caras en la historia del cine tanto checo como eslovaco. La historia de una mujer astuta y peligrosa, pero también culta y sensible. Quizás bruja, vampira… O víctima de siniestras intrigas políticas para acabar con su poder, como dueña y señora de sus tierras. Jakubisko ofrece al espectador un filme barroco y delirante, recogiendo todos los elementos posibles e imposibles de la historia y la leyenda de la Condesa Sangrienta, en una atmosfera onírica, con momentos grotescos y fantásticos, convirtiéndolo finalmente en un juego del gato y el ratón entre Erszbet y el ambicioso Thurzo, magníficamente interpretado por Karel Roden.