Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Isabel Coixet: “Como mujer recibo preguntas que nunca plantearían a un hombre”

Votos

(Total de votos recibidos 13)

(Puntuación 3,54)

coixet
Isabel Coixet regresó al Festival Internacional de Cine de Gijón para recibir esta tarde el galardón Mujer de Cine. Otorgada por la asociación Mujeres de Cine en colaboración con el FICX, esta distinción premia cada año a una profesional del sector audiovisual
En el caso de Coixet, se reconocen tres décadas de trayectoria en la dirección, desde su debut con Demasiado viejo para morir joven (1989) hasta la recién estrenada La librería (2017).

En palabras de Díaz Castaño, además de cosechar elogios en Cannes o Berlín, la cineasta ha conseguido “crear escuela con sus marcas estilísticas”. Aunque para ella el premio es ante todo “una excusa para venir a Gijón y comer bien”, cree que “es más bonito ser una mujer de cine que la mujer de alguien”. Acudir al FICX le permite además visibilizar la película de clausura Nadie nos mira (Julia Solomonoff), en cuya producción participa. “Es mi oportunidad para apoyar a una directora que conozco desde hace muchos años”.

La directora de Mi vida sin mí (2003) habló de su temprana inclinación hacia el cine, cuando “las familias iban a ver películas en programa doble con su bocadillo”. A los cuatro años, un día subió a la cabina y “el proyeccionista me enseñó que lo que veía en la pantalla era un trozo de celuloide”, con lo que quiso “cubrir ese abismo entre el material y lo que estaba viendo, sin saber para nada qué era la dirección”. Años después, ya centrada en explorar el lenguaje cinematográfico, encontró una revelación en películas como Accidente (Joseph Losey, 1967) y el montaje de Hitchcock. “Llegaba a la filmoteca y lo que veía no se correspondía siempre con mis lecturas teóricas”. Como referentes literarios, destacó a Pío Baroja o Patrick Modiano, al que considera “un dios”, y apunta que añadió a Ray Bradbury en su adaptación de La librería “porque es un autor fantástico”.
Como una de las mujeres más reconocidas en el cine español actual, Coixet considera que “a la hora de hacer la primera película todavía puede haber una cierta igualdad, pero en el segundo proyecto todo nos cuesta ocho veces más que para un hombre”. Hoy le molestan actitudes machistas ante su labor profesional, como “que se me diga que no paro de trabajar o qué hago con mi hija cuando marcho a los rodajes”, cuestiones que “nunca le plantearían a un hombre” y “no me arruinan la vida, pero me amargan el día”. Por eso considera que escándalos como el de Harvey Weinstein, “un señor no muy relevante”, no deberían acaparar toda la atención de los medios. “Estas cosas ocurren en todos los mundos, por mucho que se abra la brecha en el cine”, y prefiere que se hable “de cuántas películas están dirigidas por mujeres y en qué gueto estamos en la historia del cine”, porque para ella “no es más importante Ben-Hur que Cléo de 5 à 7”.

Para combatir el machismo, Coixet cree vital concienciar “para que los adolescentes identifiquen las primeras señales de la violencia”. Una problemática a cuyo lado considera irrelevante el proceso catalán, un asunto que nunca ha entendido y vive “con un profundo hastío”.

Para finalizar, la directora repasó su carrera. Aunque vive los éxitos del pasado con cautela, como “un trampolín y no un sofá”, porque “siento que estoy empezando y no sé dónde están los laureles para dormirme”, destaca un título entre todos los de su filmografía. “Tengo cariño a muchos, pero ahora puedo ver el coraje ciego que tuve para sacar contra viento y marea Cosas que nunca te dije (1996)”. En el extremo opuesto, cree que “Mi otro yo (2013) es una película totalmente fallida, que me arrebataron en el montaje”, y sobre ello declaró que “entonces no tuve fuerza para imponerme, pero en la vida de los directores también hay momentos de debilidad”. Ahora disfruta la buena acogida de La librería (2017) con entusiasmo, porque se considera “más preparada para el fracaso que para el éxito”.

Sergio de Benito

.
Palabras clave Festival de Cine