Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Fernando Marías: Más que charlas

Votos

(Total de votos recibidos 695)

(Puntuación 3,02)

fernado marias
por Jesús Palacios

Conversaciones cinéfilas con Fernando Marías es una invitación a recuperar el cine y la literatura como motores para el disfrute, la emoción y la pasión de las viejas charlas de cineclub, más allá y más acá de la pantalla.
Ayer, de siete a ocho y media de la tarde, en el Patio del Centro de Cultura del Antiguo Instituto, comenzaron, auspiciadas por el FICX, las Conversaciones cinéfilas con Fernando Marías, que tendrán lugar todas las tardes hasta el día 22, y donde bajo la batuta del escritor, se reunirán cineastas y literatos de renombre y variado pelaje, para desvelarnos los más íntimos secretos de su vida como cinéfilos.

¿Cómo surge la idea de estas Conversaciones?
Surge a raíz de participar con mis "Hijos de Mary Shelley", otra tertulia literaria que suelo organizar en torno a la literatura y el cine fantásticos, en el Festival Celsius 232 en Avilés, donde coincidí con el director y el subdirector del FICX, que me propusieron algo similar para el Festival, pero centrado, claro, en el mundo del cine.

¿Y en qué consiste el invento exactamente?
La idea es que se trate de tertulias divertidas y desenfadadas, que recuperen aquellas reuniones improvisadas al salir del cine en un bar o una cafetería, en la que los jóvenes cinéfilos solíamos dar rienda suelta a nuestra pasión. Me gustaría devolver a la cinefilia su prestigio perdido, quitándole esa pátina de seriedad falsa que le han puesto.

Ayer erais tres cinéfilos, yo casi diría cinéfagos, hablando de erotismo...
Siempre he pensado que el erotismo, lo erótico, es imposible de representar o evocar de verdad tanto en el cine como en la literatura, pese a lo cuál hay millones de páginas escritas y de películas eróticas, por eso me parecía un tema bien polémico para empezar, y Tristán Ulloa, como hombre de cine, y Cristina Fallarás, como escritora, aportaron visiones distintas pero complementarias, que es la idea.

¿Siempre será esta estructura?
Efectivamente. Se trata de reunir siempre a alguien del cine y y alguien de la literatura, e intercambiar visiones, conmigo por en medio. Hoy tenemos a Vicente Molina Foix, un escritor que dirige cine, y Ángeles González Sinde, una cineasta que escribe, para hablar de la esquizofrenia creadora, tema que conozco bien, pues yo también escribo guiones. Mañana hablaremos de cómo afectan las nuevas tecnologías, los nuevos medios, al cine y la literatura, con Paco Plaza, que revolucionó el cine español con Rec, y David Torres, novelista pero también fanático de Internet y las series de televisión. Finalmente, el día 22 será la charla más reveladora, sobre lo que llamo la memoria emocional cinéfila: qué películas, o qué imágenes de películas, nos marcaron en nuestra infancia o adolescencia, y contribuyeron a que nos convirtiéramos en lo que somos. Tendremos a la escritora Vanesa Montfort y al director Agustín Díaz Yanes, y exploraremos con ellos los secretos de la memoria cinéfila.

Cuéntanos alguno de los tuyos
Indudablemente, lo que más me marcó fue ver Grupo salvaje de Sam Pckinpah. Cuando la estaba viendo pensé: esto es lo que yo quiero hacer.
Y alguno un poco más... indiscreto, volviendo al erotismo.
Es curioso lo del erotismo en el cine. Conozco una amiga, a la que no puedo citar, claro, que se puso fatal con la escena del Drácula de Coppola en que acarician al lobo en medio de la niebla londinense... Y otra que descubrió la sexualidad cuando en Tierra de faraones azotan a una esclava..Estaba viendo una peli de aventuras y, de repente, descubrió que también era otra cosa (a lo mejor porque la escribió Faulkner, quién sabe...). Y yo, bueno, cuando vi a Stella Stevens en La balada de Cable Hogue tirarse de espaldas sobre la cama y levantar las dos piernas juntas, entonces, me dije: esto es.