Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Ángela Molina recibió el Premio Nacho Martínez en la Gala Inaugural del 47 FICXixón

Votos

(Total de votos recibidos 456)

(Puntuación 3,07)

Angela Molina
Bromas, emoción y química

Arrancó la 47 edición en un marco inmejorable: el renovado teatro de La Laboral y una escenografía minimalista y elegante.

Para abrir boca, un bocado exquisito: Evan Dando y Chris Brokaw deleitaron al respetable con un pequeño y delicado set de canciones pertenecientes a su proyecto The Lemonheads Accustics Show. Un perfecto punto de partida que dio paso a los anfitriones de la presentación: Juanma Castaño, sobrio y elegante, y Raquel Sánchez-Silva, que lucía radiante ataviada con un llamativo modelo fucsia.

Enseguida comenzaron las bromas, especialmente abundantes este año. Los presentadores aprovecharon incluso la única ausencia, la del miembro del jurado Lenny Abrahamson, para arrancar la sonrisa a los asistentes. Lucía Puenzo fue la portavoz del Jurado Internacional, y alabó en su breve discurso la labor del Festival "por atreverse a programar películas llenas de riesgo".

Entre nuevos chistes y complicidades, llegó el que, sin duda, fue el momento más emotivo de la noche: la entrega del Premio Nacional de Cinematografía Nacho Martínez. Primero, un vídeo dedicado a la memoria del desaparecido actor asturiano que fue merecedor de un espontáneo aplauso por parte de la audiencia.

Después, la actriz Ángela Molina caminó sobre el escenario y fue recibida con una ensordecedora ovación que se prolongó durante más de un minuto. Visiblemente emocionada, Molina recogió el galardón de manos de la periodista Yolanda Flores.

La homenajeada hizo gala de gran simpatía y tuvo palabras de recuerdo para el que fuese su compañero de profesión, Nacho Martínez.

Raquel y Juanma trajeron de nuevo al escenario su innegable química para presentar a los cineastas Christoph Girardet y Matthias Müller, que fue el encargado de hablar y derrochó simpatía. Algo que también pude decirse del último invitado, el alemán Fatih Akim, que presentó el film inaugural, Soul Kitchen definiéndolo como "una fiesta". Pues así, con una invitación a la pura diversión, concluyó el acto preliminar de esta edición del FICXixón.