Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Álvaro Brechner presenta 'Mal día para pescar'

Votos

(Total de votos recibidos 448)

(Puntuación 2,98)

Un mal dia
El director uruguayo explica que su película "es la historia de un vendedor de sueńos que ya no cree en lo que dice"

"Yo no pienso en estos personajes míos como perdedores, no me planteo esa cuestión. Creo que son personas con ambiciones serias que acaban metidos en situaciones ridículas". Álvaro Brechner presentó así a los protagonistas de su emocionante historia. Mal día para pescar, que se estrenará en España el 11 de diciembre, y que es el primer largometraje de este director uruguayo, afincado en Madrid. Basada en un relato de Juan Carlos Onetti, la película cuenta la peripecia de un luchador y su representante, de gira por los pueblos de América del Sur, ganándose la vida con combates amañados que, de repente, deben afrontar un problema que ninguno de los dos tenía previsto.

"El cuento de Onetti me estuvo retumbando en la cabeza durante mucho tiempo antes de comenzar a transformarlo en el guión de la película. La clave al enfrentar el texto fue reducirlo a la anécdota, a la trama mínima, y apropiarse de sus personajes para, a partir de ahí, recrear un universo de fábula, plantear el tono de las historias que comienzan con el "Érase una vez...", continuó Brechner.

DEUDA CON EL WESTERN

Asimismo, el realizador asumió su deuda con el western y reconoció que "esta historia de dos hombres enfrentados a su destino remite inevitablemente a ese género". Brechner subrayó el tono crepuscular del filme: "Orsini (el protagonista) es un vendedor de sueños, no un mentiroso. En realidad, él dice siempre la verdad, el problema es que ya no cree en lo que dice, y esto hace que parezca que está mintiendo".

Flanqueando al director, Gary Piquer y Tomás Cimadevilla, protagonista y productor de la película, respectivamente. Piquer afirmó que el hecho de colaborar con Brechner en la escritura del guión le había ayudado muchísimo a la hora de componer el personaje del Príncipe Orsini, el manager embaucador: "Trabajé con Álvaro en el guión jugando, haciendo mi trabajo de actor", prosiguió. "La mía fue una participación pasional, no cerebral. No concibo de otra manera el oficio del actor", añadió.

Tomás Cimadevilla, productor de títulos como Días de fútbol o Los dos lados de la cama, se declaró encantado de tomar parte en un proyecto de este tipo. "El dinero que ganamos con películas comerciales lo invertimos después en un cine más personal", destacó.

Brechner habló también de la enorme implicación de todo el equipo en la producción, hasta el punto de que él mismo y otros miembros de la troupe aportaron fondos propios a la financiación. Sin duda, un proyecto arriesgado que "no consiguió el apoyo de ninguna televisión española a pesar de ser un coproducción con el 70% de capital de este país", indicó.

También se trató el excelente momento que está viviendo el cine uruguayo, con obras como Gigante, de Adrián Biniez, La vida útil de Federico Veiroj o Norberto apenas tarde de Daniel Hendler. "Sí, quizá pueda hablarse de una nueva generación de directores. Resulta que en estos casos se trata de amigos míos, amigos casi desde la infancia, y colaboramos habitualmente los unos con los otros."

"En Uruguay, hasta hace diez años, no se producían películas, y ahora estamos en una media de cinco o seis al año que consiguen triunfar en grandes festivales internacionales. Pero yo estoy entre dos aguas, la mayor parte de mi equipo está formada por profesionales españoles y es aquí donde trabajo desde hace diez años. Lo que buscamos es afianzar este tipo de producciones también en España", concluyó.