Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Bobby Paunescu: "Vivimos en un tiempo en el que todo el mundo está desorientado"

Votos

(Total de votos recibidos 361)

(Puntuación 3,11)

Paunescu
Bobby Paunescu¸ cineasta rumano criado en Milán, presentó ayer en rueda de prensa Francesca, su ópera prima como realizador.

Y para romper el hielo, comenzó hablando de la nueva hornada de directores de su país, entre los que destacó a su colega Cristi Puiu, con el que comparte una productora audiovisual. "Hay mucho que esperar del cine que viene de Rumanía. Estas películas muestran que existe una gran energía en la sociedad rumana".

Francesca, que narra la historia de una ciudadana rumana que planea emigrar a Italia, recibió un intento de censura en Italia por parte de Alessandra Mussolini durante el pasado Festival de Venecia, y está concebida como un intento de análisis de las tensiones entre ambos países a causa del flujo migratorio. "En Italia, los gitanos procedentes de Rumanía se han convertido de alguna manera en el chivo expiatorio y son culpados de todos los problemas del país".

Pero el realizador, que considera haber rodado "un film que no va contra nadie, sino contra la generalización y el racismo", refleja también en el film los clichés sobre el país transalpino más habituales en Rumanía. "Quería mostrar cómo se ve Italia desde allí. La mayoría de la gente adora Italia, pero hay una minoría que la odia".

Durante el rodaje, que siguió un orden cronológico, los actores eran informados únicamente de las secuencias que iban a rodar en el mismo día. "En la realidad, uno no sabe exactamente lo que va a suceder al día siguiente".

Sobre la definición del personaje principal, cuyo nombre es un guiño a Santa Francesca Cabrini, misionera que trabajaba junto a los inmigrantes italianos en Estados Unidos, Paunescu considera que "tiene una crisis de identidad, no sabe si irse o quedarse, y la crisis económica e ideológica actual tampoco le ayuda demasiado a tomar una decisión". Y añadió: "vivimos en un tiempo en el que todo el mundo está desorientado y es muy difícil pensar en el futuro. En el film hay una sensación de peligro constante. Piensas que va suceder algo malo, pero no sabes exactamente qué. Y nunca se deja ver".

Por último, se refirió a la utilización del plano-secuencia, uno de sus rasgos estilísticos más característicos. "Me interesa mantener una distancia y dejar a los personajes libres en la situación".