Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

JOSHUA Y BENNY SAFDIE: "Quisimos recopilar nuestros recuerdos de infancia para no perderlos"

Votos

(Total de votos recibidos 229)

(Puntuación 3,00)

joshua
Las ruedas de prensa de ayer se abrieron con Joshua y Benny Safdie, directores neoyorquinos responsables de Go get some Rosemary, película a concurso de la Sección Oficial.
Los locuaces hermanos hablaron, sobre todo, de los tintes autobiográficos de su película. Joshua dijo "tiene mucho que ver con mi padre, con una serie de historias acumuladas que se han ido romantizando", y Benny apuntó que "cuando ves a un padre ves a un héroe. Quisimos recuperar la visión que teníamos de él a los 7 y 9 años, en las dos semanas concentradas que pasábamos con él al año".

El material principal con el que trabajaron fue la memoria. "Desde pequeños veíamos que algo no era normal. Más adelante quisimos recopilar nuestros recuerdos de infancia para no perderlos. Lo que sucede en la película no es del todo así, sino más bien como es en nuestros recuerdos. Es como sentarse en una sala con un recuerdo y decirle: quiero hablar contigo, hasta sacar una conclusión de cómo plasmar ese recuerdo", cuenta Benny.


ACTORES QUE NO SON ACTORES


Su singular historia sobre un padre disfuncional consigue, de manera extraña, generar simpatía para con el personaje. De esto es responsable en gran parte el actor, Ronnie Bronstein (también director). "Tuvimos que cambiar el personaje un poco para adaptarlo a Ronnie, y eso lo hizo mucho mejor", comenta Benny. "El hecho de que él fuese director ayudó también, pues era él era quien dirigía a los niños", dice Joshua. Abundando sobre el casting, comentaron: "queríamos dos niños que fuesen hermanos de verdad. Fue muy difícil, pero al final dimos con los niños, que son muy parecidos a como éramos nosotros entonces".

Sobre su estilo de filmar, de nerviosa cámara en mano, los Safdie apuntaron que las mismas condiciones de trabajo del rodaje lo requerían, pues rodaban con actores no profesionales, y no querían interferir en la acción. "Rodábamos desde lejos de la escena, y cuando haces un primer plano con un teleobjetivo es difícil que el plano esté estable". Según Benny, "bebemos de cierto estilo documental de los 60, como el de Pennebaker: siempre tiene algo de ficción, pero al ser documental, creemos que es verdad y eso hace que nos abramos como público".


PELÍCULA-TERAPIA

Para ellos, esta película fue como una liberación "cuando la vimos, lloramos. Por fin veíamos ese nudo que teníamos por dentro en pantalla, y era a la vez bonito, feo, triste, liberador...". La reacción de su padre también fue muy emotiva.

A pesar de las irresponsabilidades que reflejan en pantalla, no es ésta una mirada rencorosa al pasado. Joshua explica: "Mi padre nos introdujo en el mundo del cine (él era también un artista), de pequeños nos filmaba haciendo toda clase de cosas, y creo que ese es el germen de que seamos cineastas". Benny dice, además que "se puede percibir todo eso como algo negativo, pero al fin y al cabo nos hizo quienes somos".