Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Black: Romeo y Julieta por las calles de Bruselas

Votos

(Total de votos recibidos 224)

(Puntuación 3,48)

black

La trayectoria de Black: Primero fueron las novelas del escritor flamenco Dirk Bracke, después el éxito rotundo en los países francófonos y luego Bilall Fallah y Adil El Arbi rodaron la película, que esta misma semana llega en las pantallas belgas y a la competición de la Sección Oficial de la Festival Internacional de Cine de Gijón.


Bilall Fallah y la actriz Martha Canga Antonio están en Gijón apoyando este Romero y Julieta belga que comienza como una teen movieferoz y transcurre como un thriller implacable. En el encuentro con los medios acreditados en el FICX, director y actriz contaron cómo prepararon este retrato crudo y naturalista del mundo de los gangs metropolitanos.

El primer escollo: encontrar los actores. Fallah contó que ninguna agencia ni escuelas de interpretación belgas pudieron ofrecerles actores que no fueran blancos, así que se lanzaron a la calle a buscar a los protagonistas de la película. Recorrieron calles e institutos durante cuatro meses hasta seleccionar a 500 chicos y chicas. “De ahí salieron 16 diamantes sin pulir, que no habían actuado nunca, pero con mucho potencial”.

Uno de esos diamantes es Martha Canga Antonio, fan declarada de los libros de Bracke, que llegó al proyecto después de ver un anuncio en Facebook. “Desde el primer momento quise formar parte de esta experiencia maravillosa. Tuve muchos dudas es estaba muy nerviosa, pero cuando comenzamos a rodar, me dejé ir e hice lo que tenía que hacer: di el 200%”.

La acción de Black trascurre en el distrito multirracial de Molenbeek-Saint-Jean, tristemente nombrado en las últimos días tras los atentados en París y el despliegue policial en el barrio belga buscando terroristas. “Creo que hay muchos chicos que tienen la sensación de que no forman parte del país en el que viven y por eso se van con las pandillas o con ISIS, porque así creen que pertenecen a un grupo. Bruselas mola mucho, pero ahora no tanto porque está bien jodida, pero espero que pronto vuelva a molar”.

Palabras clave Festival de Cine, 2015