Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Stina Werenfels vapulea con su Dora

Votos

(Total de votos recibidos 211)

(Puntuación 3,06)

wer

¿Cómo de liberal es una sociedad? Stina Werenfels plantea un test en su película Dora or The Sexual Neuroses of Our Parents, presente en la sección Rellumes del Festival Internacional de Cine de Gijón. Y esa prueba la realiza a partir de la pieza teatral homónima del dramaturgo suizo Lukas Bärfuss: el despertar sexual de Dora, discapacitada psíquica de 18 años.

Siete años tardó Werenfels en lograr la producción de una película que muestra el punto de vista de Dora y también el de sus padres, el concepto de bien y mal, el derecho de autodeterminación de las personas discapacitadas y la delgada línea que separa la protección del control. A la realizadora confesó que ambas posiciones “me removieron emocionalmente cuando vi la obra de teatro”. Así que a la hora de hacer la película no quiso tomar partido.

En ese viaje tuvo a una gran aliada: la actriz Victoria Schulz. “Ella también estaba fascinada por el material que ofrecía la obra de teatro y compartimos las mismas ideas sobre estas profundas emociones. Ella tiene mucho talento y es una gran trabajadora, así que no hubo problemas en el rodaje, ni con las escenas explícitas de sexo”.

Tras rodar Dora y después de ver todo el debate que su película ha provocado a propósito de los derechos de las personas con discapacidad, Werenfels extrae una reflexión: “Cada persona es única, especial… Es irrelevante el síndrome que tenga”.

Stina Werenfels está casada con Samir, director que compite este año en DocuFICX con Iraqi Odyssey. Ambas películas fueron seleccionadas por la academia suiza para ir a los Oscar. Ella decidió retirar su candidatura y el documental de su marido aspira a ser la mejor película de habla no inglesa. Juntos han creado una productora en Zurich, pero “todo son dificultades”, concluye.

Palabras clave Festival de Cine, 2015