Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

EL FICX SUPERA LOS 76.500 ESPECTADORES EN LA 53 EDICIÓN, EL SEGUNDO MEJOR REGISTRO DE SU HISTORIA

Votos

(Total de votos recibidos 155)

(Puntuación 2,99)

53
La actividad anual del Festival de Gijón convoca a más de 91.600 personas y afianza su posición entre los certámenes españoles que apuestan por el cine independiente.
La edición de 2015 logró la segunda mejor cifra de sus 53 años de historia: 76.548 espectadores acudieron el pasado noviembre a la programación del FICX.

En global, las actividades realizadas durante 2015 por el festival dirigido por Nacho Carballo atrajeron a 91.698 personas, una cifra “espectacular”, según el director del certamen, que indica “la consolidación en la ciudad de un modelo cultural que parte del rigor para ofrecer calidad. Gijón es el gran escaparate nacional del cine independiente”.

Las 76.548 personas que acudieron a las salas de la 53 dejaron en la taquilla gijonesa un total de 107.407,44 €.

La 53 siguió la orientación de ediciones anteriores, es decir, una programación con la atención fija en los títulos claves del cine contemporáneo internacional, películas sin servidumbres para un público crítico y cinéfilo como es el del FICX.

La de 2015 fue una edición que conservó su carácter sólido en lo fílmico y como siempre, rastreando y apostando por nuevos talentos. De hecho de las 16 películas de la Sección Oficial, 9 eran primeras películas de autores noveles, nunca había habido tantas películas de nuevos directores/as en la Sección Oficial de Gijón.

Esta apuesta por las nuevas voces dentro de la cinematografía mundial ya están dando sus frutos: en el pasado Festival de Rotterdam, en el mes de enero, la película Land of Mine, estrenada en la 53 edición del FICX y ganadora del Premio del Público en Gijón, ganó también el Premio del Público y del Jurado Joven en el festival holandés, uno de los más prestigiosos dedicado al cine independiente contemporáneo.

La Sección Oficial sigue siendo la joya de la corona del festival gijonés. Películas como Much Loved, One Breath o La Calle de la Amargura colgaron el cartel de no hay entradas. La cifra global de espectadores de la competición oficial fue de 16.330, el 33,31% del total de público. En número de entradas, a la Sección Oficial le siguen Enfants Terribles y Gran Angular, con 12.328 y 3.997 espectadores, respectivamente.

Otras secciones lograron llenos en varias sesiones, como Animaficx, Géneros Mutantes o la competición del Día d’Asturies. Películas como When Marnie Was There o Extraordinary Tales confirmaron el interés que el público de Gijón tiene por la animación.

Las actividades paralelas de la 53 también han arrastrado a un buen número de espectadores. A las ocho exposiciones presentadas acudieron 14.238 personas. Las más visitadas fue Universo Vídeo de FICXLAB (5.400), México fotografiado por Luis Buñuel (3.257) y Pipo Fernández: Estuve aquí (3.180).
 
Los talleres y las clases magistales también han sido un éxito de público, con 4.330 personas en los encuentros con figuras imprescindibles de la cinematografía internacional como Víctor Erica y las voces más destacadas del panorama independiente y artístico, como Apichtpong Weerasethakul o Alex Reynolds.

Los conciertos nocturnos y las fiestas, con una media de más de 500 asistentes por día, han sido también uno de los puntos fuertes de la edición 53, demostrando que son un clásico del festival que nunca falla. Los conciertos más vistos fueron: Nikki Hill (750), Gran Wyoming (750) y Front 242 (600).

En 2015, el FICX continuó acercándose más a los gijoneses con la instalación de una pantalla gigante en el Paseo de Begoña que invitaban a los asistentes a acudir a alguna de las actividades que tenían lugar en directo, como ruedas de prensa o entrevistas a los protagonistas del día.
En la 53 también dejó constancia del interés que genera el FICX más allá de Gijón. Un total de 1.418 personas asistieron a los pases de películas programados en las Extensiones que tuvieron lugar en Oviedo, Avilés, Cangas de Onís, Langreo, Siero, Colunga y Villaviciosa. Esta cifra triplicó la de la edición de 2014.

La cifra de acreditados llegó a 866, profesionales tanto de la industria cinematográfica española como de fuera de nuestras fronteras. El número total supone un incremento de casi el 13% respecto a la edición anterior.

También la prensa especializada ha respondido a la nueva edición del festival, llegando a 183 periodistas acreditados regionales, nacionales e internacionales, y con una media de 113 espectadores en los pases de prensa y acreditados.

Enfants Terribles celebró en 2015 su edición número 18. En esta ocasión, el número de alumnos y profesores que acudieron al Jovellanos y al Teatro de La laboral fue de 12.328, un 25,15% del total de espectadores, una cifra ligeramente superior a la del año 2014 (12.175). Un total de 680 de esos alumnos han participado en los Talleres de… cine organizados por el Espacio de Creación y Didáctica, que este año celebraron su décimo primer aniversario. A esto también se suman las visitas que los directores realizan a muchos de los centros, intentando acercar así el mundo del cine a la educación. En los encuentros con los directores participaron 1.896 alumnos.

Por otra parte, el Festival de Gijón lleva tres años apostando porque ninguna persona se quede sin ver una película de la Sección Oficial por estar en situación de desempleo: cerca de 600 personas paradas pudieron asistir a las proyecciones gratis.

Las cifras de la 53 confirman el apoyo del público al FICX y por otra, el interés del festival por comunicarse con los espectadores a través de las nuevas tecnologías. Gijón continuó su apuesta por alcanzar audiencias lejanas. Nada ejemplifica más esto que los datos de las visualizaciones por streamings que sumaron más de 33.000, lo que supuso un aumento del 5%.

Premios

14 de las películas que compitieron en la 53 en la Sección Oficial suman ya más de cuarenta premios internacionales en Cannes, Berlín, Venecia, Locarno, Rotterdam o Sundance, entre otras importantes citas internacionales. Antes de triunfar en Gijón, Right now, wrong then se llevó tres premios en Locarno, entre ellos, a la mejor película. Land of Mine, por ejemplo, consiguió seis premios en la última entrega de los galardones de la Academia de Cine de Dinamarca, y se llevó el Premio del Público y el Jurado Joven en el último Festival de Rotterdam. El director de Aferim!, Radu Jude, fue galardonado con el Oso de Plata en la Berlinale y Nasty Baby se llevó del certamen alemán el Teddy Award; el jurado de Orizzonti otorgó su premio especial a Boi Neon; y el jurado FIPRESCI de Un Certain Regard de Cannes premió a Masaan; la Mejor Fotografía en Sundance fue la de The diary of a teenage girl y el público del festival de Salt Lake City premió a Umrika. La protagonista de Je suis un soldat fue la mejor actriz del Festival de El Cairo y la de Black triunfó en Tallin.

La tónica se repite en el resto de secciones competitivas de la 53. Por ejemplo, When Marnie was there, presente en AnimaFICX, está nominada al Oscar 2016 a la Mejor Película de Animación, al igual que Anomalisa, de Gran Angular. Avril et le monde truqué se llevó el Cristal a la Mejor Película en Annecy y la triunfadora en Gijón, The magic Mountain, previamente había triunfado en Karlovy Vary, Ottawa, Amiens y Leipizig. En Rellumes, la protagonista de Mon roi fue la mejor actriz de Cannes; Abzurdah se llevó dos premios de la Academia Argentina, Lamb logró el Premio Especial del Jurado de Denver, y Underground Fragance fue la mejor película de Venice Days de La Mostra. En la sección DocuFICX también hubo títulos que triunfaron en otros certámenes: Brothers se llevó el Premio de la Semana de la Crítica de Locarno; Dead Slow Ahead también triunfó en el certamen suizo, además de en DocLisboa, y Dark Horse se llevó honores en Sundance y en los BIFA. En la categoría de mejor película extranjera 2015, los críticos franceses premiaron El hijo de Saúl, del húngaro Laszlo Nemes, que estuvo en nuestra sección de Gran Angular.

Un premio reciente avala el trabajo de apostar por nuevos realizadores: Titli, película ganadora de la 52 edición, del director indio Kanu Behl, que estuvo en Gijón presentando su ópera prima, acaba de ganar el Premio del Sindicato Francés de la Crítica como la mejor ópera prima extranjera del año.
Palabras clave Festival de Cine, 2015, 2016, Cultura, Cine