Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Constanza Novick: “La industria del cine es machista y las mujeres necesitamos mostrar el doble de talento”

Votos

(Total de votos recibidos 1)

(Puntuación 5,00)

constanza
El 55FICX acogió en su gala inaugural el estreno europeo de la ópera prima de la argentina Constanza Novick. El futuro que viene es el relato de una amistad femenina y sus altibajos a través de las décadas.

Dolores Fonzi (Paulina) y Pilar Gamboa (El incendio) interpretan a las dos mujeres en su edad adulta. La directora contó que “el personaje de Romina fue escrito para Dolores, somos muy amigas desde hace años. El de Flor no lo tenía pensado para Pilar, pero no fue un proceso largo encontrarla”. La labor de Novick con las actrices protagonistas, por tanto, se centró en construir la complicidad que destilan ambas en pantalla. “Trabajamos más en los vínculos que en los personajes, había que tener la idea de que esas amigas llevaban mucho tiempo de amistad”. A través de una narración elíptica, se muestra cómo ese vínculo íntimo es capaz de sobrevivir al paso del resto de personas por sus existencias.“No creo que los hombres sean menos importantes que ellas, pero su relación con ellos sí es más conflictiva”.

La amistad de Romina y Pilar está marcada por una preadolescencia que ejerce como primer acto de la película. “Fue muy difícil encontrar a las niñas, se tenían que parecer físicamente a las actrices adultas y tener la misma edad entre ellas. Llegué a estar desesperada”. Su relación comienza en los años ochenta, una época que Novick vivió con una edad similar. “El presupuesto no era tan holgado como para reconstruir la época. Las instrucciones fueron precisas”. Sobre si la película tiene trazos autobiográficos, afirmó que “no hay mucho de ello, pero sí retazos y sensaciones de mi infancia. He tenido encuentros y desencuentros, pero ninguna relación como esta”.

Hasta dirigir su primer largometraje, Novick había ejercido sobre todo como guionista. El proyecto de El futuro que viene tuvo una gestación larga. “Cuando empecé era una obra de teatro, que sólo abarcaba la segunda etapa de la película. Luego se convirtió en un guión, me di cuenta de que lo quería dirigir y decidí asumir el riesgo”. Para ponerlo en pie contó con el indispensable mecenazgo de Lisandro Alonso (Jauja), su productor. “Quizá hubiera sido imposible levantarlo sin él. La industria del cine es muy machista y las mujeres tenemos que mostrar el doble de talento, fuerza y coraje para salir adelante. La batalla estará ganada cuando no se hable más de esto”.

Alonso, también presente en Gijón y conocido por un cine de corte mucho más áspero, defendió una obra que tiene que ver muy poco con sus trabajos como director. “La sensibilidad era mucho más femenina, estaba en el otro extremo que mis películas y eso me atrajo”. El cambio también supuso un reto para él, acostumbrado a rodar en condiciones muy distintas. “Fue un aprendizaje. Yo nunca había filmado en Buenos Aires y tampoco suelo manejar un presupuesto tan grande, pero me sentí en familia”. Además, consideró que producir la película de su mujer fue “un acto de amor”.

Directora y productor coincidieron en comentar la situación actual del cine en Argentina. Mientras Novick lamentó las condiciones de su reciente estreno local, casi a la vez que obras como la de Lucrecia Martel, “si todas las películas similares llegan al mismo tiempo, es imposible que haya público para tantas”, Alonso apuntó que “el cine argentino es complicado, porque el estado ha tenido un papel muy generoso con él y a veces se confunde qué tipo de películas debe fomentar”.

Sergio de Benito

Palabras clave Festival de Cine, 2017