Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Marina Seresesky: “La base para lograr la igualdad está en la educación”

Votos

(Total de votos recibidos 5)

(Puntuación 4,40)

SGAE
En el marco de una colaboración con la SGAE en las distintas partes de su programa, el 55FICX acogió por primera vez en Gijón el fallo de su premio de guión Julio Alejandro.
La decimocuarta entrega de este galardón, dotado con 25.000 euros para producir un largometraje, recayó en Marina Seresesky por su proyecto Empieza el baile.

Eduardo Zaramella, director institucional audiovisual de Fundación SGAE, reseñó en rueda de prensa la vocación del premio como “puente entre España y Latinoamérica”, y también mostró su satisfacción porque hubiera recaído en una mujer dada su situación de desigualdad, en una industria en la que las guionistas femeninas no llegan al 20%. Al hilo de esta reivindicación, Seresesky afirmó que “la base para el cambio está en la educación”, y remarcó la necesidad de visibilidad para las mujeres cineastas. “Hay que lograr que las futuras generaciones vean normal que haya una directora, una bombera o una futbolista”, pero primero “hace falta aún hablar de cosas muy básicas, como lo que significa violar a una mujer”.

La guionista, que debutó en la dirección de largometrajes con La puerta abierta (2016), se mostró “feliz” y “emocionada” por ganar el premio y contó más detalles sobre su proyecto. “Es mi primer guion en argentino, me toca muy de cerca. Habla de mi barrio, y al hacer eso siempre se teme no llegar al resto de la gente”. Empieza el baile conecta con las experiencias biográficas de Seresesky, afincada en Madrid. “Yo llegué a España porque quise, no me considero una exiliada. Pero al escuchar tango aquí siempre he sentido tristeza, y desde entonces dejé de escucharlo y bailarlo”. Por eso su película se centrará en este baile, como “un punto de inflexión, para reconciliarme con esa forma de estar aquí”. También tratará su papel central en la vida social bonaerense. “El tango nació en los barrios, en los clubes, y mostraré todos estos escenarios. Además de mi historia, la película tendrá la suya”.

El proyecto surgió como “una road movie sobre dos bailarines de tango ancianos que se encuentran, de Madrid a Argentina”. Aunque habla sobre “el peso de los recuerdos”, apuesta por hacerlo “con mucho humor, reírme de esa tristeza del tango”. En el texto, la autora ha volcado su universo referencial. “He puesto todos los lugares que me gustan de Buenos Aires y mis tangos favoritos, así que he disfrutado esta escritura como pocas”. También desveló su intención de contar con dos actores concretos para interpretar a los protagonistas. “Escribí La puerta abierta para Carmen Machi y aquí he pensado en Norma Aleandro y Héctor Alterio”, a los que se ofreció entre risas para “dar un coaching de tango”, aunque “si ellos no pueden, la haremos igual con otros”. De momento, el guion ya ha atraído a un coproductor argentino para financiarlo junto a Meridional Producciones.

Sergio de Benito

.
Palabras clave Festival de Cine, 2017