Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Elisa Cepedal: “Creo en las historias como una excusa para hacer cine”

Votos

(Total de votos recibidos 6)

(Puntuación 3,33)

ELISAVERMUT
El 55FICX dedica uno de sus focos a la asturiana Elisa Cepedal. Graduada en la London Film School, su obra propone “una mirada muy íntima sobre la pertenencia al entorno social y personal”.
En el primero Los Vermús FICX del Toma 3, que a diario acercarán a los autores al público, ofreció más claves sobre su trabajo.

El programa brinda la ocasión de ver juntos sus cortometrajes La playa (2010), Ay pena (2011) y El desastre (2014). “Me parecía que estos trabajos tenían un hilo conductor entre ellos, y tenía sentido mostrarlos así”. En el primero, “los paisajes castellanos tienen un papel importante por lo infinito y lo monótono”, mientras que al filmar en interiores el segundo, “la metodología cambió, porque conocía mejor los sitios donde rodamos y pude planificar más”. Reconoce que ahora tomaría “decisiones diferentes, con planos más largos”, pero en aquel momento quería “que los cortes fueran drásticos y visibles en el montaje”. El desastre surgió como parte del proyecto Llar, auspiciado por Fran Gayo y compartido con Ramón Lluís Bande, dentro del cual creó un personaje “a partir de Bárbara Santa-Cruz”.

Después de su paso por el 55FICX, Cepedal continuará el rodaje de su primer largometraje, El trabajo o ¿A quién le pertenece el mundo?, que espera tener listo en 2018. Aunque cree en las historias casi como “una excusa para hacer cine”, reveló que el proyecto “está ambientado en la cuenca minera” y trata “sobre el fin de la industria del carbón y el cambio que conlleva”. Asegura que lo concibió “hace dos años” y desde entonces hasta ahora “ha cambiado”, con lo que “a pesar de que planeo mucho, no puedo hablar de la película hasta que no la vea terminada”.

La directora ha decidido rodar su ópera prima en 16mm, como los ejercicios de su escuela de formación. “Íbamos a hacerla en digital, pero pensé filmar en celuloide la cuenca minera y cambié de idea”. Sobre el potencial aumento presupuestario que conlleva, aseguró que de este modo “no hay que hacer mucha posproducción ni corrección de color”, y que en el proceso también cuenta “con la ayuda de los laboratorios”, mientras lamentó que en España ya no quede ninguno en activo.

Sergio de Benito
Palabras clave Festival de Cine, 2017