Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Whit Stillman: "El modelo Netflix es terrible para los cineastas"

Votos

(Total de votos recibidos 31)

(Puntuación 2,90)

whit
Además de presidir el jurado del 55FICX, Whit Stillman recibe este año el Premio de Honor del festival.
El director estadounidense compareció en rueda de prensa junto a Alejandro Díaz Castaño para agradecer, en un impecable español, "el buen trato" recibido en Gijón y el reconocimiento cosechado por una trayectoria tan esporádica como intachable.

Stillman, cuyo primer largometraje Metropolitan (1990) es emblema del cine independiente americano, se refirió a los inicios de su carrera como una inclinación ante "la poca esperanza de escribir novelas", porque siempre quiso ser "como Scott Fitzgerald", tendencia con un poso indudable en la escritura de sus diálogos, ágiles y precisos. Antes de lanzarse de lleno a la dirección de películas, desarrolló labores de periodista o editor. Una de estas aventuras le llevó a España, donde ejerció como agente de ventas de cine nacional para la televisión estadounidense. "Fue una casualidad, estaba en paro y surgió este proyecto", lo que le llevó a figurar en 1983 en La línea del cielo (Colomo) y Sal gorda (Trueba), una experiencia en la que empezó a ver "cómo hacer películas". Allí rodaría una década después Barcelona (1994), segundo escalón en una carrera de cinco largometrajes.

A pesar del buen regusto que dejó The Last Days of Disco (1998), Stillman atravesó un llamativo hiato de trece años hasta su siguiente Damsels in Distress (2011). "Tenía la idea de escribir novelas", y después "siempre que pensé que iba a hacer una película vi que había que esperar para la financiación", con lo que finalmente decidió que "tenía que encargarme yo". Así, Amor y amistad (2016), la película que se proyectará en una sesión especial durante el FICX, llegó a buen puerto gracias a su arduo empeño y la aparición de Amazon, que respetó sus decisiones y la convirtió en el gran éxito comercial de su carrera. En ella brilla otra gran presencia literaria, la de Jane Austen. "Quería ayudar a terminar Lady Susan, porque su formato original era de novela epistolar y no dramatizada", con lo que gracias a la película tuvo ocasión de "tomar su manuscrito y terminarlo".

La colaboración con Amazon ha encontrado continuación en el capítulo piloto de la serie The Cosmopolitans, a cuyo proyecto se volverá a sumar en breve. "Tengo el encargo de hacer seis episodios más", mientras confesó su deseo de "rodar uno en Madrid". Aunque confesó sus grandes reticencias hacia el modelo Netflix, "terrible para los cineastas", no dudó en mostrar su satisfacción con la compañía responsable de sus últimos trabajos y deseó que "sus películas se sigan estrenando en cines antes que en el resto de plataformas".

Stillman declaró que "los cineastas que admiro no suelen tener que ver con el cine que yo hago", aunque confesó que sus dos grandes iconos son "Hitchcock y Ford" y su década predilecta "los años 30". En el futuro le gustaría lanzarse a dirigir "una película histórica sobre los Estados Unidos", en cuya textura pueda introducir "el humor y la música" que asocia al universo fordiano. "Casi todos los realizadores queremos hacer películas muy diferentes entre sí, pero es difícil para nosotros".

Sergio de Benito

.
Palabras clave Festival de Cine, 2017, Educación