Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Stephan Komandarev: "Quería diagnosticar qué sucede en Bulgaria y en Europa"

Votos

(Total de votos recibidos 28)

(Puntuación 2,96)

komandarev
Destinos es la tercera película del búlgaro Stephan Komandarev, que compite en la Sección Oficial del 55FICX. Su director presentó el trabajo ante los medios.
Mosaico de relatos humanos en Sofía, el vínculo formal y narrativo entre las diferentes historias de Destinos es la presencia de taxis, en cuyo interior se sitúa la cámara durante los trayectos. Al llevar a cabo la filmación, el director pretendía "mantener la máxima autenticidad", y eso le supuso "un desafío importante". Aseguró que tuvo alguna dificultad con ello, porque "los actores tenían que estar actuando y a la vez conduciendo, concentrados en el tráfico de la ciudad", pero se mostró "muy satisfecho con el resultado". Además, algunos episodios del rodaje callejero se vieron afectados por su contacto directo con la realidad urbana. "La policía intervino en el episodio de la pelea bajo el puente, y los taxistas reales nos paraban durante las tomas para preguntar si iba todo bien".

Aparte de mostrar el estado precario de Bulgaria y Europa, Destinos es un acercamiento a la figura del taxista como testigo directo de los problemas de la sociedad. Su inspiración le llegó "cuando monté en un taxi nocturno dirigido por un físico nuclear", situación común en un país en el que "muchos trabajadores tienen una paga muy baja y para sobrevivir conducen taxis a tiempo parcial". De la conversación con él sacó una de las sentencias de la película, la que afirma que "Bulgaria es un país de optimistas, porque los pesimistas o realistas ya se han marchado". A partir de ese primer encuentro fortuito, Komandarev comenzó a entrevistarse con conductores reales y a recopilar sus historias. "Todos los relatos que aparecen en la película, excepto uno, están basados en modelos de gente que conocí. Fueron leyendo el guion y opinando sobre él".

El detonante argumental de Destinos es el asesinato de un banquero por parte de un taxista búlgaro. Para su escritura, Komandarev se inspiró directamente en un suceso que tuvo lugar hace unos tres años, pero no en Sofía: "Un empresario estaba siendo chantajeado por una banquera y la mató cerca de la calle, causando mucho debate social. Después dijo que lo hizo porque quería cambiar ese sistema tan injusto". Recalcó que su postura al partir de ese incidente "no es ni mucho menos la de querer matar a los banqueros, sino la de generar discusión".

Antes de dedicarse al cine, el director ejerció como médico. En un símil con aquella vocación, declaró que "si el 80% de un tratamiento de éxito radica en un diagnóstico exacto, con mi película quiero diagnosticar lo que sucede en Bulgaria y en Europa". Cree que el problema más importante "no es la pobreza, sino la crisis de valores", porque "a toda una generación de mi país le cuesta entender qué está bien y qué mal", con lo que "hay algo profundo a nivel moral que está roto". A la hora de combatir la corrupción, que desde la entrada de Bulgaria en la Unión Europea no ha disminuido, cree fundamental "evitar ese punto en el que se piensa que es normal", y considera que su labor como cineasta es "expresar que la rechazo".

Después del 55FICX, la película prepara su estreno en Bulgaria. Un paso crucial para Komandarev, que con ella pretende "crear discusión y debate". Por eso, lo primero será "una proyección para 500 taxistas de Sofía", que espera que "la sientan como suya". El 1 de diciembre, Karma Films estrenará Destinos en los cines españoles.

Sergio de Benito
Palabras clave Festival de Cine