Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

EL FICX ACOGERÁ EL ESTRENO MUNDIAL DEL ÚLTIMO LARGOMETRAJE DE RAMÓN LLUÍS BANDE EN LA SECCIÓN OFICIAL

Votos

(Total de votos recibidos 39)

(Puntuación 3,23)

cantares
Cantares de una revolución será el primer largo asturiano que participe en la Competición Oficial de Gijón/Xixón desde hace más de dos décadas

• La película, un musical protagonizado por Nacho Vegas, recorre algunos de los principales sucesos y espacios de la insurrección de los obreros asturianos en octubre de 1934
Ramón Lluís Bande regresa a la competición del Festival Internacional de Cine de Gijón/Xixón: su último largometraje, Cantares de una revolución, estará en la Sección Oficial, siendo el primer largometraje asturiano desde hace más de dos décadas en participar en el emblemático apartado del FICX, en el que también competirán las últimas películas de Yorgos Lanthimos y Hong Sang-soo. Fiel a su característico cine resistente, el director asturiano, con la complicidad del músico Nacho Vegas, recorre algunos de los sucesos y escenarios más significativos de la insurrección de los obreros y campesinos asturianos en octubre de 1934, de cuyo inicio se cumple hoy el 84 aniversario. Gijón/Xixón ofrecerá la première mundial de esta película.

En Cantares de una revolución, Vegas recorre algunos de los lugares más representativos de la última revolución proletaria en Europa occidental, con la música popular como mapa y las palabras de Belarmino Tomás, presidente del Tercer Comité Revolucionario, como brújula: "Trabajando con las palabras de Belarmino Tomás –para mí la figura política más importante del siglo XX en Asturias– y con las canciones populares nacidas de la propia insurrección, encontré una forma cinematográfica que me permitía acercarme de una manera rigurosa a lo que fue la revolución", comenta Ramón Lluís Bande.

El último largometraje del realizador gijonés es una película cantada, contada y leída: “Filmar personas leyendo –también cantando– siempre me pareció un recurso muy cinematográfico, a pesar de lo que suelen decir los profesionales y los manuales. Planos estáticos donde alguien lee –o canta– frente a la cámara, con su voz arropada por el sonido natural del espacio en el que lee, radicalmente relacionado con el contenido del texto leído, como una manera de invocar el pasado en el presente".

La película cuenta los primeros momentos de la revolución del 34 en Asturias, con la toma de los cuarteles en Sama; la entrada de los Regulares en Oviedo; la destrucción de la Universidad; el asesinato de Aida de la Fuente; el encuentro entre Belarmino Tomás y el general López Ochoa para "organizar la paz" o el discurso del propio Tomás en el balcón del ayuntamiento de Sama rindiendo la revolución.

A lo largo de este viaje, Nacho Vegas interpreta, adaptadas o reescritas, ocho canciones populares de la revolución, como Una mañana, Asturias, tierra bravía, Aida de la Fuente o Asturies desventurada.

Cantares de una revolución propone una puesta en escena diferente a la de los últimos títulos del director, presentados también en el 55FICX, Escoréu, 24 d’avientu de 1937 y Aún me quedan balas para dibujar, con las que participó en la Competición Internacional Rellumes y en la Sección Oficial de Cortometrajes, respectivamente). Así, Bande coquetea con ciertas características de cierta ficción desdramatizada. El realizador explica que "hay una puesta en escena falsamente teatral que considero que funciona muy bien para crear el distanciamiento necesario entre lo contado y el espectador".

En Cantares de una revolución, el público encontrará muchas de las constantes estéticas y éticas del cineasta gijonés. Él mismo las señala: "La utilización del plano-secuencia, la duración, el foco en la memoria política colectiva de los asturianos; la dialéctica pasado-presente en el registro de los espacios naturales; la utilización de material de archivo, desde la conciencia de que es él el que nos mira y nos interpela, más que nosotros a él; el protagonismo, aquí casi absoluto, de la música popular, y la memoria oral que, aunque en este caso nos haya llegado escrita, en un primer momento fue palabra dicha".
Palabras clave Festival de Cine, 2018