Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Eli Cortiñas: “Me interesa observar cuántas posibilidades conviven en la misma escena”

Votos

(Total de votos recibidos 31)

(Puntuación 3,16)

eli
El 56 FICX dedica uno de sus focos a la artista de origen canario Eli Cortiñas. Junto a Alejandro Díaz Castaño y Alfredo Aracil, comisario del ciclo, presentó hoy en el Centro de Cultura Antiguo Instituto la videoinstalación que completa el programa sobre su trayectoria fílmica.
En palabras del director del FICX, Alejandro Díaz Castaño, este ciclo, promovido por Aracil, encaja con la política del certamen de “tener focos de cineastas con trayectoria ya más reconocida en el circuito de festivales, caso de Tizza Covi y Rainer Frimmel, junto a gente más cercana al videoarte”. Según el comisario, “cada vez es más frecuente encontrar pantallas abiertas” para esta disciplina artística, pero aún ha de enfrentar “cierta sensación de hermano pequeño al lado del cine”. Del trabajo de Eli Cortiñas destacó que “da cuenta de cómo cine y artes visuales están siempre cruzándose”, pensando la imagen como “un lugar de convergencia donde a la vez podemos ser vistos y mirar”, y definió su método como la práctica de “desmontar ese gran dispositivo que es el cine”.

Afincada en Berlín, Cortiñas ha desarrollado más su carrera en salas de exposición europeas que en pantallas de cine. Sin embargo, recordando los orígenes de su obra, contó que llegó al videoarte precisamente por su función como editora de películas, que le permitió darse cuenta de “la gran carga de escenificación que lleva contar la verdad”. A partir de ahí, decidió ejercer de forma activa la apropiación de todo ese material cinematográfico ajeno, de Cassavetes o Buñuel hasta archivos recónditos, para explorar a través de su tratamiento “cuántas posibilidades viven en la misma escena y cómo se pueden contextualizar”.

En concreto, su perspectiva se enfoca sobre la posición de la mujer dentro del cine, también mediante la inclusión de su propia voz. En Dial M for Mother (2008), pieza muy importante para ella, añadió por vez primera un material biográfico, en concreto conversaciones telefónicas con su madre, para ponerlo a dialogar con la figura de Gena Rowlands en Una mujer bajo la influencia (1974). Así quiso plasmar “cómo una mujer se enfrenta a la idea de la maternidad”, concepto de rol social próximo al que continuó desbrozando en Confessions Through an Open Curtain (2011). Toda su obra se cimenta en esa construcción identitaria. En Quella che cammina (2014), otra de las piezas que podrán verse en el programa, confronta el personaje de una prostituta romana en los años 40 con la misma voz materna.

Su trabajo de los últimos años se centra esencialmente en la exploración de África. Del continente le interesa extraer una reflexión sobre “cómo la colonia creó su representación y reflejo, y qué tipo de contratos se crearon cuando se empezaron a liberar”. En la última de las piezas que podrán verse en el ciclo de este festival, The Most Given of Givens (2015), Cortiñas aborda el mito racista de las películas de Tarzán y la “etnografía hollywoodiense” surgida de la proyección de su figura.

Este programa de cuatro piezas tendrá dos pases dentro del 56 FICX, este sábado 17 (22:00) y domingo 18 (19:45) en la sala de proyecciones del CCAI. En palabras de Aracil, la selección pretende mostrar “un compendio de la forma de trabajar” de Cortiñas, y de su proyección conjunta espera que surjan nuevas cuestiones, “tanto por el contacto entre las piezas como con el público”. Ambos estarán presentes tras las sesiones para conversar sobre la obra.

Sergio de Benito
Palabras clave Festival de Cine, 2018