Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Eduardo Zaramella: “El vínculo entre la SGAE y el FICX va a continuar”

Votos

(Total de votos recibidos 10)

(Puntuación 3,00)

julio
Para Eduardo Zaramella, director institucional audiovisual de Fundación SGAE, entregar un premio como el Julio Alejandro en un festival de cine como el de Gijón/Xixón “es importante”. Por ese motivo, “el vínculo entre la SGAE y el FICX va a continuar”. Por segundo año consecutivo, el festival acogió el fallo de la décimo quinta edición de este premio, dotado con 25.000€, que recayó en el cubano Amílcar Salatti y en su proyecto AM-PM.
Zaramella compareció junto al flamante ganador y a Alejandro Díaz Castaño en la rueda de prensa para destacar lo “fructífero” de la colaboración entre la sociedad de autores y el festival, visible también en otros campos como los FICX Industry Days.. El premio, que “ha ido creciendo en importancia y prestigio”, recibe su nombre como homenaje al desaparecido autor oscense, responsable junto a Luis Buñuel del texto de la capital Viridiana (1961).

El guion de Salatti, que dijo sentirse “feliz” por la distinción, resultó escogido desde una muestra inicial de 238 libretos de toda Iberoamérica hasta el fallo del jurado en el que se impuso a los finalistas Alberto Pernet y Jorge Gil Munárriz. Definió su AM-PM, que se desarrolla en 12 horas desde la mañana hasta la noche, como una “tragicomedia sobre la soledad”, problema que considera especialmente extendido en la sociedad cubana de hoy “a causa de la emigración”. La fórmula elegida para ello es un relato coral con diez personajes de diversas generaciones, porque “la soledad nos puede afectar a todos, no es sólo propia de la gente mayor cuyos hijos marchan”.

No dudó en calificar esta temática como “novedosa” dentro del panorama del cine cubano, cuyos mayores problemas actuales, en su opinión, no son tanto de producción o libertad creativa como de visibilidad. “Mi película no sería cara de hacer, pero me interesa sobre todo que se pueda ver fuera de mi país”, por lo que deseó que premios como el Julio Alejandro puedan servir de vía para “poner nuestras películas en órbita”, a través del interés de agentes de ventas o distribuidores.

Enamorado de películas como las de Cristian Mungiu o Sebastián Lelio, autores familiares al público europeo pero no siempre tan fáciles de ver en Cuba, Salatti aseguró que nunca ha pensado en dar el salto a la dirección: “Me siento cómodo escribiendo yo solo en mi casa”. Por eso, el director tras el texto de AM-PM será el experimentado Alejandro Gil, en la tercera colaboración entre ambos después de la producción histórica Inocencia, a punto de ver la luz en Cuba.

Sergio de Benito
Palabras clave Festival de Cine, 2018