Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Ági Pataki: “One Day no es alegato contra la función de los maridos”

Votos

(Total de votos recibidos 15)

(Puntuación 2,80)

agi pataki
Ági Pataki y Gábor Kovács producen el primer largometraje como directora de Zsófia Szilágyi, antes parte del equipo de películas como En cuerpo y alma (Ildikó Enyedi, 2017).
One Day, a concurso en la Sección Oficial del 56 FICX, relata 24 horas en la vida de Anna (Zsófia Szamosi), una mujer que tiene que atender sin pausa su naufragio familiar ante la pasividad del marido. En palabras de Pataki, el problema universal de la conciliación es especialmente candente en Europa del Este, porque “las mujeres se están incorporando al trabajo, pero tienen que seguir atendiendo ellas solas la casa”, y por eso consideró que para ellas “es muy arriesgado tener tres hijos, aunque no sea bonito decirlo”. Cree que en la generación actual continúa dicha separación de roles, en la que “el hombre sigue el rol de proveedor y la mujer el de sacar adelante la familia”, algo agravado por la frágil situación socioeconómica, “con muchas familias jóvenes que apenas llegan a fin de mes”.

Así, uno de los propósitos de la obra de Szilágyi es denunciar esta desigualdad, observada desde un prisma femenino en un equipo compuesto en su mayoría por mujeres, aunque agregó que su intención “no ha de ser confundida con un alegato contra la función de los maridos”. Para ello opta por un realismo de corte naturalista, lejos de la forma de hacer cine de compatriotas como Béla Tarr o Ildikó Enyedi, fruto de una labor de cásting que tomó seis meses porque “los intérpretes tenían que funcionar como una verdadera familia”, incluyendo la búsqueda de los niños. Además, el actor que da vida al marido de Anna, Leo Füredi, es un actor amateur, y la integración de todos ellos en la película demuestra para Pataki “el verdadero talento de una cineasta”, porque en pantalla se sienten “como una familia real”.

Ambos se refirieron a la concepción del proyecto, surgido gracias a un programa para autores debutantes de Hungría y los incentivos fiscales que existen en el país magiar. En palabras del experimentado Kovács, el fondo húngaro, dirigido por el productor de Andy Vajna, es “abierto y generoso”, aunque “ha recibido algunas críticas de las autoridades” por sus decisiones, que considera como principal clave de la creciente presencia de la cinematografía húngara en el circuito internacional de festivales. Estas ayudas posibilitaron un film con el que todo su equipo técnico debuta en el largometraje, tras un proceso de dos años culminado con un austero rodaje en interiores.

Antes de pasar por el 56 FICX, One Day se alzó con el Premio FIPRESCI en la Semana de la Crítica de Cannes, premio que se sumó a otras distinciones recientes cosechadas por el cine húngaro en festivales como Berlín. Para Gábor Kovács, estos galardones les suponen “muchísimo”, porque “no significan que los productores extranjeros estén haciendo cola, pero casi”. La irrupción de nombres como László Nemes o Kornél Mundruczó ha favorecido la puesta en marcha de nuevas cineastas como Szilágyi, pero siempre gracias al talento existente, porque “Hungría también puede invertir en fútbol sin ganar nada”. Un talento al que Kovács deseó poder seguir acompañando “en próximas ediciones del FICX”.

Sergio de Benito
Palabras clave Festival de Cine, 2018