Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Guillaume Nicloux: “La colonización hace muy difícil reconstruir cualquier país”

Votos

(Total de votos recibidos 20)

(Puntuación 3,00)

nic
Guillaume Nicloux traza en Les confins du monde un retrato descarnado de la locura de la guerra de Indochina a mediados del pasado siglo.
Junto al director de La religiosa (2013) estuvo en el FICX el actor Gaspard Ulliel, protagonista de esta película que concursa en la Sección Oficial.

Para el rodaje de Les confins du monde, el equipo se desplazó a Vietnam, donde estuvieron cuatro semanas viviendo “una experiencia humana muy fuerte”, en la que “lo personal y la película se fueron nutriendo mutuamente”. Gaspard Ulliel negó haber sentido allí “algo exacerbado” sobre las heridas de la guerra, aunque sí cierta distancia con ellos suavizada por el trabajo de Nicloux, siempre “a contracorriente” de cualquier noción colonizadora. En palabras del director, “la colonización hace muy difícil a un país reconstruirse”, y particularmente en el caso francés hoy “se puede ser más crítico con lo que pasó”. En ese sentido, subrayó los errores en los que incurrió Francia tras ser objeto de la ocupación alemana, “no sólo en Indochina, también después en Argelia”. En su opinión, “quienes luchan por la independencia en esos países tienen que pasar por el horror para lograr la libertad”.

En cuanto a sus referentes, Nicloux afirma no haberse basado tanto en la inevitable cita a Apocalypse Now como en otras obras artísticas basadas “más en el conflicto humano que en el armado”, porque buscaba “algo más auténtico y menos espectacular”, acerca del “temor de los soldados al enfrentamiento”. En ese sentido, citó la novela "El desierto de los tártaros" (Dino Buzzati) y la película La 317ème section (Pierre Schoendoerffer, 1965) como referencias existentes, con “soldados que están esperando sin apenas ver al enemigo”, aunque no niega haberse inspirado también en las pinturas macabras de Goya para mostrar “la fascinación por el horror”. Les confins du monde abunda en cuerpos mutilados y cadáveres, con los que el cineasta quería exponer “de forma frontal y muy cruda” que “después de la muerte un cuerpo es algo muy banal, un montón de carne y huesos”.

Para Ulliel, protagonista de Saint Laurent (Bertrand Bonello, 2014), trabajar con Nicloux fue un proceso “distinto a todo lo que había conocido anteriormente”, porque como director se guía por “el destello del momento”, abriendo sus películas a las direcciones que puedan ir tomando mientras están en marcha. Después del recibimiento en Cannes y Karlovy Vary de Les confins du monde, el cineasta francés se mostró profundamente satisfecho en su paso por el 56 FICX, porque “Gijón es una ciudad muy bella, y eso cambia la manera de ver una película”.


Sergio de Benito
Palabras clave Festival de Cine, 2018