Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Juan Rodrigáñez: “Pretendo usar el cine como herramienta colectiva”

Votos

(Total de votos recibidos 19)

(Puntuación 3,42)

rodri
Después de presentar El complejo de dinero (2015) en Berlín, el segundo largometraje de Juan Rodrigáñez tuvo su estreno mundial en la Competición Rellumes del 56 FICX. Derechos del hombre sigue la preparación alrededor de un espectáculo circense en un pueblo perdido de la meseta castellana, cuyo proceso la película “absorbe” y reproduce. En Gijón/Xixón, Rodrigáñez estuvo acompañado del actor Jorge Dutor.
Si bien la troupe de ambas ha sido idéntica, entre la Asociación de Arte Analfabeto que firmaba aquella película y el Gran Circo Indómito de la presente ha operado “una mutación constante que está en nuestro proceso”. La diferencia fundamental, para Rodrigáñez, es que en su ópera prima “no sabían hacer películas”, con la excepción del actor Gianfranco Poddighe (Beau travail), y por eso pretendía “usar el cine como herramienta colectiva”. Para ello fue a buscar a un grupo de performers, como el propio Dutor o Lola Rubio, con una larga carrera en las artes en vivo, y les propuso “hacer una película en toda regla”, en la cual fueron integrados “sin un trabajo psicológico”.

Tres años después, las presencias humanas han sido las mismas pero los elementos fílmicos han cambiado. Para Jorge Dutor, todas las “fugas y derivas” de El complejo de dinero han sido ahora “focalizadas hacia un punto”, y de este modo el resultado es “mucho más concreto”, aunque la sensación de libertad cinematográfica permanece intacta. Además, Rodrigáñez detectó en su anterior largometraje “una cierta decepción en cómo filma el digital la naturaleza”, así que se lanzó a filmar el nuevo en 16mm, también porque quería “recuperar la sensación de material finito” proporcionada por el formato analógico.

Al llegar a este San Román zamorano, “tras desertar un plan previo” en Gran Canaria, los miembros del equipo desarrollaron un vínculo con Rosi, la alguacila, “cómplice genial” que aparece haciendo de sí misma en la película y estuvo en su primer pase. La presencia constante de este pueblo marca en Derechos del hombre “el contraste entre la vida de los artistas, el mundo de las ideas, y los trabajadores de la tierra”. Al ser preguntado por nuevos periplos en común con su equipo, Rodrigáñez fue claro: “serán muchos, pero nada previsto”.

Sergio de Benito
Palabras clave Festival de Cine, 2018