Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Eloy Domínguez Serén: “El Sáhara ha de contar su propia historia sin que esté filtrada por nosotros”

Votos

(Total de votos recibidos 12)

(Puntuación 3,08)

mahou con hamada
A concurso en la Competición Internacional Rellumes del 56 FICX, en Hamada Eloy Domínguez Serén cambia el paisaje sueco de No Cow on the Ice (2015) por un campamento saharaui.
Partiendo de su convivencia en el país nórdico con refugiados, Eloy se enteró de la existencia de una escuela de cine en Tinduf y solicitó acudir como educador voluntario, “sin intención de filmar”, con la idea de que “jóvenes de allí pudieran hacer sus propias obras”. Allí conoció a Sid Ahmed Salec Labeid, que después de ser uno de sus alumnos y participar en esta película se ha convertido en profesor de la escuela. Ambos presentaron la película este viernes en Una Mahou con… del Toma 3.

En palabras del protagonista de Hamada, “el mundo del cine en el Sáhara ni siquiera existe como tal”, porque para la gente de allí “que te estén grabando es inútil”. Puso como ejemplo su intento de rodar un corto para el trabajo final de la escuela de cine, en el que “solo mi familia aceptó ser grabada y fue para que no suspendiera”. Con el tiempo, Sid Ahmed valora la ayuda de los profesores voluntarios llegados del extranjero, así como del festival de cine FiSahara, en esa formación audiovisual. Sin embargo, cree fundamental que en el retrato de su pueblo termine prevaleciendo una mirada local, porque desde fuera “puedes contar bien lo que ves, pero no como si lo vivieras a diario”. Así, lamentó que el retrato externo de la causa saharaui incurra a menudo en mostrar “cabras y camellos”, en vez de fijarse en “lo que hay dentro de las personas”. En esa línea, el director considera que el mayor logro de su estancia ha sido “conseguir que los profesores de la escuela sean también saharauis”, para que “intenten contar su historia sin que esté filtrada por nosotros”.

De la experiencia pedagógica humana, el cineasta gallego considera “especialmente hermoso” lo rápido que la sociedad saharaui “ha integrado el cine”, porque sobre el medio “había muchas sospechas”. Ahora, ve fundamental generar público y formar creadoras. Así, encontró especialmente “fascinante” a su llegada hallar “gente sin ningún juicio audiovisual”, con un modo de narrar que “no tenía nada que ver con la lógica que entendemos”. ¿El autor que mejor funcionó con ellos en un primer momento? “Charles Chaplin”. Un retorno al origen que permite infinitas conclusiones.


Sergio de Benito
Palabras clave Festival de Cine, 2018