Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

À perdre la raison

a perdre la raison
Título internacional Our Children
Sección 50 edición - Esbilla
Nacionalidad Bélgica, Luxemburgo, Francia, Suiza
Año 2012
Color / B&N color
Duración 111 min.
Idioma original Francés
Dirección Joachim Lafosse
Guión Joachim Lafosse, Matthieu Reynaert, Thomas Bidegain
Montaje Sophie Vercruysse
Fotografía Jean-François Hensgens
Producción Jacques-Henri & Olivier Bronckart, Jani Thiltges, Sylvie Pialat, Thierry Spicher
Diseño de producción Anna Falguères
Intérpretes Niels Arestrup (André Pinget), Tahar Rahim (Mounir), Emilie Dequenne (Murielle), Baya Belal (Rachida), Stéphane Bissot (Françoise), Mounia Raoui (Fatima), Redouane Bechache (Samir), Yannick Renier (radiólogo), Nathalie Boutefeu (Dr De Clerck)
Compañía productora Versus Production
Compañía distribuidora KARMA FILMS
Sinopsis
Ganadora del premio a la mejor actriz en Un Certain Regard para Emilie Dequenne (Rosetta, La chica del tren), la nueva película de Joachim Lafosse (Elève libre) se inspira en hechos reales ocurridos en Bruselas en 2007. En ella Murielle (Dequenne) y Mounir (Tahar Rahim, Un profeta), emigrante marroquí en Bélgica, se enamoran como locos y deciden irse a vivir juntos a casa del padre “adoptivo” del chico en el país, el doctor Pinget (Niels Arestrup, también presente en Un profeta). Sin embargo Murielle pronto descubre que el médico ejerce una fuerte influencia, por no llamarlo dominación, sobre el joven Mounir. A medida que el tiempo pasa, Murielle y Mounir van formando una familia, teniendo hasta cuatro hijos, siempre con la sombra del doctor presente, que les manipula mentalmente usando sobre todo los recursos materiales que tiene y que Murielle sabe necesarios para poder mantener a toda su familia. Favoreciéndose de unos intérpretes en estado de gracia, este drama psicológico no debería pasar desapercibido en ninguna parte.
Palabras clave Festival de Cine, 2012, FIC-Esbilla