Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

The Whisperer in Darkness

the wishperer
Título internacional The Whisperer in Darkness
Sección 50 edición - Géneros Mutantes
Nacionalidad EEUU
Año 2011
Color / B&N B&N
Duración 103 min
Idioma original Inglés
Dirección Sean Branney
Guión Sean Branney, Andrew Leman
Montaje David Robertson
Fotografía David Robertson
Música Troy Sterling Nies
Vestuario Jessica Dalager
Producción Andrew Leman, Sean Branney, David Robertson
Diseño de producción Andrew Leman
Intérpretes Stephen Blackehart (Charlie Tower), Matt Foyer (Albert Wilmarth), Lance J. Holt (Davis Bradbury), Daniel Kaemon (P.F. Noyes), Matt Lagan (Profesor Nathaniel Ward), Barry Lynch (Henry Akeley), Caspar Marsh (Will Masterson), Don Martin (Dean Hayes), David Pavao (Profesor Jordan Lowell), Joe Sofranko (George Akeley), Martin Wately (Walter Brown), Autumn Wendel (Hannah Masterson)
Compañía productora HPLHS Motion Pictures
Compañía distribuidora  / Ventas internacionales: RAVEN BANNER ENTERTAINMENT
Sinopsis
Albert Wilmarth es un antropólogo y folklorista, profesor en la Universidad de Miskatonic, cuya más reciente investigación se centra en la supuesta existencia de unas extrañas criaturas que, según viejas leyendas y algunos testigos casuales, acechan en las profundidades de las montañas de Vermont. Unas misteriosas fotografías le conducirán a descubrir horrores insospechados, en los que ciencia, magia y cultos extraños se mezclan para llevar a Wilmarth a una lucha desesperada no solo por salvar su vida, sino por conservar la cordura y revelar un secreto que puede cambiar el mundo. Segunda y fiel adaptación de Lovecraft realizada por el equipo encabezado por Sean Branney y Andrew Leman, tras el éxito de su mediometraje “The Call of Chtulhu”. Si aquél fuera rodado en blanco y negro y mudo, casi a la manera de Guy Maddin, este sigue siéndolo en espléndido blanco y negro, con estilo arqueológico, recreando cuidadosamente la atmósfera de las míticas películas clásicas de terror de la Universal, la RKO y otros estudios de los años 40. Una deliciosa pieza de culto para amantes de Lovecraft y del neo-primitivismo cinematográfico.