Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Vtáčkovia, siroty a blázni

birds
Título internacional Birds, Orphans and Fools
Sección 50 edición - Retrospectiva Juraj Jakubisko
Nacionalidad Checoslovaquia, Francia
Año 1969
Color / B&N Color
Duración 78 min.
Idioma original Eslovaco
Dirección Juraj Jakubisko
Guión Juraj Jakubisko
Montaje Maximilián Remen, Bob Wade
Fotografía Igor Luther
Música Zdeněk Liska
Vestuario Helena Anýzová
Intérpretes Philippe Avron (Andrej), Magda Vásáryová (Marta), Jiří Sýkora, Francoise Goldité (Sasa)
Compañía productora Slovenská filmova tvorba
Compañía distribuidora JAKUBISKO FILM SLOVAKIA S.R.O. / Ventas internacionales: NEMATOGRAPHIC CENTRE - SLOVAK FILM INSTITUTE
Sinopsis
En la Eslovaquia comunista, veinte años después de la Guerra, dos jóvenes huérfanos, Yorick y Andrey, viven entre las ruinas de una antigua iglesia, acompañados por un viejo borrachín. Su vida transcurre alegremente entre juegos y locuras, mientras Andrey saca algo de dinero dedicándose a la fotografía. Todo cambiará con la llegada de Marta, una joven judía, que despertará la rivalidad entre los amigos.

Realizada prácticamente durante la invasión soviética de Checoslovaquia, en 1969, la primera entrega de la llamada Trilogía de la Felicidad (seguida por “Sitting pretty on a Branch” y “Its Better To Be Wealthy and Healthy Than Poor and Ill”), es un delirante drama lleno de imágenes surrealistas, juegos eróticos y atmosfera onírica, que deriva hacia la tragedia, sugiriendo un mundo oscuro y violento al que resulta imposible escapar. Considerada la mejor película de la Nueva Ola eslovaca, sería secuestrada por las autoridades, permaneciendo sin estrenarse hasta 1990, cuando fue rescatada y exhibida triunfalmente en varios festivales, obteniendo premios en Sorrento, Karlovy Vary, y otros. Una joya donde el arte cinematográfico de Jakubisko se muestra ya en todo su esplendor, a la altura de clásicos como “Las margaritas” de Vera Chytilova, evocando el cine de Fellini, Buñuel o Jodorowsky.